Páginas

jueves, 1 de diciembre de 2011

El de todos y el mío


Ha conseguido hacerse con el globo. Ya no es un globo cualquiera, ahora es de su propiedad, ha pasado a ser el suyo, su globo. La imagen está impregnada de una contenida expresión de júbilo que se esconde reprimida en el rostro del chaval. Se trata de una victoria importante, es innegable. Pero al mismo tiempo se vislumbra también un ápice de desconfianza en su mirada. Es la sombra del temor a la posible pérdida, que acompaña a toda conquista. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada