Páginas

domingo, 25 de junio de 2017

Maravillosas playas desérticas



Benín goza de playas maravillosas, impresionantes extensiones de arena dorada bañadas por aguas de un azul intenso que, sorprendentemente, están siempre desérticas. En primer lugar los benineses no van a la playa porque no quieren tomar el sol. Siendo negros, por naturaleza están ya suficientemente morenos. Tampoco van a la playa porque rehuyen el calor, las temperaturas son muy altas y buscan refugio en la sombra. Otra razón no menos importante es que las playas son peligrosas, el Atlántico bate aquí con mucha fuerza y hay mucha resaca. Asimismo, hay que tener en cuenta que, aunque no todos, la inmensa mayoría de los benineses no sabe nadar. Todo un abanico de razones poderosas que justifican esas paradisíacas playas vacías.