Páginas

martes, 26 de febrero de 2013

El precio de un euro


Tengo el alma triste. He dormido poco, estoy cansada, me falta luz. En Benín es difícil una vida fácil. Ni un euro. Menos de lo que os gastáis en una cerveza. Faltaba un mundo para que empezase a romper la mañana y ya estaba en marcha. 15 kms. 25 kilos de piñas en la cabeza. El mercado está vivo a primera hora, pero hoy no ha habido suerte. Pienso en el regreso y se me antoja eterno. No tienes la culpa, pero no me hagas fotos. Mi corazón no tiene ganas de sonreír.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada