Páginas

viernes, 6 de diciembre de 2013

De una madurez hermosa

Se conservaba muy bien y le gustaba entretenerse. Se acercó sin rodeos con su vida al hombro. A todas luces, el tiempo había sido benevolente con él. Tener 70 años en Senegal es haber tenido mucha suerte. Lucía abiertamente un espíritu reposado, la conciencia tranquila y una mirada que parecía sabia. Irradiaba plenitud y no tardó casi nada en desplegar sin aspavientos una madurez hermosa. Confesó, como si tal cosa, que disfrutaba envejeciendo. Le divertía sentirse bebiendo la vida en pequeños sorbos día a día.


domingo, 10 de noviembre de 2013

La suerte se acerca deprisa

Clava los pies en la arena y el tiempo de inmediato se suspende. El corazón brinca inmóvil mientras la potencia bestial se arranca. Un silencio espeso reparte pánico en la grada. El riesgo astifino aprieta el fajín del torero hasta complicarle el aliento. La suerte se acerca deprisa hasta un suspiro escaso de la taleguilla. Si pasa de largo reventará de palmas el tendido alborotado. Si se fija en la entrepierna, el reloj tendrá que detenerse para que una pincelada intensa coloree de sangre la arena de la plaza.

martes, 26 de febrero de 2013

El precio de un euro


Tengo el alma triste. He dormido poco, estoy cansada, me falta luz. En Benín es difícil una vida fácil. Ni un euro. Menos de lo que os gastáis en una cerveza. Faltaba un mundo para que empezase a romper la mañana y ya estaba en marcha. 15 kms. 25 kilos de piñas en la cabeza. El mercado está vivo a primera hora, pero hoy no ha habido suerte. Pienso en el regreso y se me antoja eterno. No tienes la culpa, pero no me hagas fotos. Mi corazón no tiene ganas de sonreír.