Páginas

jueves, 10 de marzo de 2011

Música en la calle


Ha pasado tiempo, pero aquel trovador que cantaba a golpe de laúd las gestas de los grandes hombres por los mercados de la edad media no se diferencia gran cosa del organillero chulapón que repartía chotis y pasodobles por las calles de  Madrid en la época de nuestras abuelas, ni del acordeonista rumano que lo mismo engalana la rutina diaria del metro con alguna sinfonía de Vivaldi que con Paquito el chocolatero. Los músicos callejeros suelen ser gente con talento, con sensibilidad y sin dinero, que ofrecen notas de alegría a los cuatro vientos a cambio de una moneda. 

Esta es la fotografía con la que, después de un tiempo de silencio, participo este mes en la "Kedada fotográfica de blogueros" con el tema "La música"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada