Páginas

miércoles, 10 de noviembre de 2010

Telón de niebla

Es el otoño. Lentamente un telón de niebla impregna el aire y va apoderándose del ánimo y del paisaje. Poco a poco se van apagando los focos. Es hora de cambiar el escenario. Un clima de nostalgia se adueña del ambiente para colaborar con ese tiempo de reflexión que invita al análisis y al balance. Es momento de conclusiones pero también de incubación. La naturaleza se amortigua, se repliega sobre sí misma para reinventarse. Casi sin danos cuenta, a fuego lento, comienza a prepararse con fuerza el estreno de una nueva primavera.
Esta es la foto con la que participo este mes en la "Kedada fotográfica de blogueros" con el lema "Otoño" 

miércoles, 20 de octubre de 2010

¡No te muevas!

La naturaleza misma del azar anula toda posibilidad de que sea administrado. En muchas imágenes se aprecia con mayor o menor claridad una especie de azar forzado que las hace claramente inverosímiles porque las acciones o los elementos que encarnan la composición están huecos, se distingue que no tienen alma. Sin embargo, a veces, distintos acontecimientos van sucediéndose de modo espontáneo, tienen lugar de forma aleatoria y se hilvanan entre sí hasta formar una realidad única. El momento tiene que pillar al fotógrafo con el dedo en el gatillo. ¿Alguien dijo algo de un instante decisivo?

miércoles, 29 de septiembre de 2010

Cuidado con los excesos


Al interpretar un símbolo, la señal de tráfico nos recuerda una norma que debemos de tener en cuenta cuando conducimos. Las normas sirven para que podamos andar por la vida sin tropezar con la libertad que tienen los demás de hacer lo mismo. Así como la ausencia de normas puede conducir al caos, lo mismo puede suceder con la sobreabundancia porque no hay duda alguna de que el exceso de información desinforma. Mal remedio para el tráfico rodado es que los conductores tengan que parar sus vehículos si quieren leer toda la información que tienen que conocer para seguir conduciendo.
    

martes, 20 de julio de 2010

Atardece en Estambul


La imagen dice algo relacionado con la gravedad, con lo serio, con la carga existencial, con la presencia sin disimulo del tiempo, con ocres con apariencia de grises y con silencio. También habla de pobreza sincera y de humanidad, pero sobre todo desprende un evidente sabor a viejo. En el fondo y en la forma no es más que un viejo que asoma la cabeza por el balcón viejo de un viejo edificio. Aunque pudiera ser, no es fácil imaginar que en el interior haya ocultos rasgos de alegría, colores vivos escondidos o apuntes sueltos de juventud. Algo dice que atardece sin remedio en Estambul.   

sábado, 12 de junio de 2010

Labradores del mar

Ajenos a la hora y a las inclemencias, chapotean entre la piel del agua para desmenuzar la tierra que la bajamar deja al descubierto. Hay que trabajar deprisa para exprimir todo el jugo posible de los entresijos del fondo marino en busca de esos frutos que la mar regala a quienes envueltos de esfuerzo se entregan a ella. 

Esta es la imagen con la que participo este mes en la "Kedada fotográfica", cuyo tema es "Oficios"

martes, 18 de mayo de 2010

Confluencias encontradas

A pesar de la habilidad del fotógrafo y por muy calculadas que estén la composición, el encuadre, la luz y la expresión, siempre, por suerte, al observar el resultado, aparece una chispita minúscula de azar con la cual la realidad ha chamuscado la imagen. La naturaleza que habla a la cámara es distinta de la que habla a los ojos y la fotografía hace patentes los mundos que habitan en lo minúsculo, en lo imperceptible, suficientemente ocultos, pero que, al hacerse grandes resultan evidentes y ponen de manifiesto la enorme distancia que existe entre la técnica y la magia  

viernes, 7 de mayo de 2010

El poder del bicho


Las fotos que he visto del tema del mes ("Bichos") en la Kedada Fotográfica son fantásticas imágenes de naturaleza en las que abundan los animales. He querido escaparme un poco de la corriente y he encontrado ésta que me parece adecuada. Además de animal y persona de malas intenciones, otra acepción de la palabra bicho es "toro".
Ha acabado la corrida. Caen las primeras sombras al ruedo y se apilan las almohadillas voladoras. Sobre la arena un niño recrea la tarde. No le aturden los aplausos ni le deslumbran las luces del traje ni le encandila la figura del torero. Lo que ha dejado embelesado al chaval, lo que realmente ha hecho mella en su retina y en su ánimo, es el toro. El bicho. 

miércoles, 28 de abril de 2010

Evidente e invisible

Esta es la foto con la que participo en la Kedada Fotográfica del mes de abril, en la que el tema es el agua. Se han enviado imágenes preciosas de lagos, de cascadas, de ríos con el agua como protagonista. Ésta técnicamente no es ninguna maravilla, incluso se puede poner en cuestión el encuadre, pero tiene todo el atractivo de las fotos insinuantes, esas en las que el motivo principal no es evidente aunque esté ahí. En este caso el agua no se ve, pero se siente.

lunes, 15 de marzo de 2010

Entre piernas


La realidad compone por sí misma, no es necesario alterarla. El azar es el que hace el milagro, el que permite la convergencia de formas o de luces en un momento y un espacio determinados para crear una imagen interesante. El único mérito que tiene el fotógrafo es un deseo incansable de ver, que le hace de guía. Captar la casualidad es producto de ese estado permanente de búsqueda y captura en el que vive. Gracias a él mira hacia el punto donde se acumulan las casualidades. Al registrarlo consigue que esa confluencia eventual de cosas se haga eterna.

sábado, 20 de febrero de 2010

Magia y fotografía


Se suele decir que la fotografía tiene algo mágico. Es verdad que la combinación de colores, luces y sombras realizada con maestría puede dar como resultado imágenes maravillosas, pero eso no es magia. Magia es lograr algo sorprendente pero contrario a las leyes de la lógica. Si una tarde te empeñas en captar imágenes de puertas viejas y al llegar a casa compruebas que has fotografiado un perfil humano que nadie había dibujado, tienes por fuerza que pensar en el carácter sobrenatural de la fotografía. 

sábado, 13 de febrero de 2010

Tocar un sueño con la punta de los dedos

Cuando el sueño se acerca hay que tirarse a por él. No importan los riesgos. A muerte. Los demás son otros. El momento es único y hay que hincarle el diente. La ilusión siempre al alcance de la mano, siempre atenta, siempre dispuesta a explotar para emocionarnos si la fantasía se empeña en hacerse real. Apena mucho más lo que no se puede retener que lo que no se puede conseguir. Y ahora está al alcance de la mano.  

sábado, 6 de febrero de 2010

Desde la mirilla

El tema de este mes en la "Kedada fotográfica" es "Macro" y esta es la imagen con la que participo.
Una atalaya privilegiada para observar a tu presa a pocos centímetros con total impunidad, una localidad preferente desde la que puedes oír su respiración sin que se percate de tu presencia. Es cuestión de esperar en silencio, darle tiempo para que se relaje hasta que crea que no hay peligro. Cuando se confíe dispones de unos segundos. Es el mejor momento. ¡Dispara! ¡Click, click, click!

martes, 12 de enero de 2010

Maqueta real de un belén


Con esta foto participo en la "Kedada Fotográfica" de este mes, con el lema "La Navidad".
Los belenes quieren ser maquetas más o menos afortunadas del lugar en que nació Jesús (y que no se sabe muy bien dónde fue). El tiempo los ha ido rellenando de tópicos, sin los cuales la representación se considera poco real. Aunque no se sepa a ciencia cierta cómo era la realidad del lugar, en cualquier nacimiento que se precie el portal, los arbolitos, la nieve, el río, el puente, el caminito y las luces son elementos imprescindibles. Pero está claro que la realidad recrea sin problemas la ficción y que Belén, en esta ocasión, está muy cerquita de Lugo.