Páginas

domingo, 29 de noviembre de 2009

Paso ligero


Muchas veces al leer una foto se aprecian contrastes inesperados que aportan el atractivo suficiente para evaluarla positivamente. Esta imagen no tiene en principio nada especial, puede ser una más del montón, pero algo nos obliga a pararnos ante ella para hacer una observación más minuciosa. Algo poco perceptible acapara nuestra atención. Puede ser la contraposición entre el movimiento frontal de los maniquíes y el transversal de la mujer, el contraste entre el color y la robótica forma de andar de los unos frente al tono terrenal y el caminar mundano de la otra, la complejidad del trío en oposición a la soledad de la figura única, la mirada directa de ellos cruzándose con la expresión cabizbaja de ella. Sean esos u otros los ingredientes, lo cierto es que la imagen aprueba con éxito la prueba de nivel.

jueves, 26 de noviembre de 2009

Pasión turística


Por un lado es sábado. Desde primeras horas el grupo se reúne en torno al guía en la Plaza Mayor para iniciarse en la riqueza oculta de los rincones de Madrid. Por otro lado el sol ya hace rato avanza pero ellos no han terminado de exprimir la noche y el amor no entiende gran cosa de horarios. Por un momento, un lado y otro confluyen. Tiempo y lugar únicos. Guía y grupo observan abiertamente algún detalle imperceptible escondido en la histórica farola, mientras de reojo admiran el descontrol de los enamorados que no pueden atender al mundo ni son capaces de encontrar la forma de aparcar por un momento sus pasiones desatadas.

sábado, 14 de noviembre de 2009

Placer solitario


Es cierto que cada cual tiene su forma particular de divertirse. La diversión puede tener infinitos matices pero hoy, para la mayoría, tiene que ver con la realización de muchas actividades. No se puede estar ocioso. Sin embargo, abunda en el mundo desarrollado la gente que hace muchas cosas y se aburre soberanamente. Por eso resulta admirable que haya personas que no necesitan casi nada ni casi a nadie para divertirse, personas que ponen sus cinco sentidos en una actividad poco ruidosa, poco espectacular, sencilla, que les gusta y les resulta placentera. Algunos incluso no precisan ni contrincante para jugar una partida a las damas. 

domingo, 8 de noviembre de 2009

¿Ignorancia colectiva o multitud inteligente?


Esta es la foto con la que participo este mes en la "Quedada fotográfica", cuyo tema es "Multitud".
La “Quedada” es un claro ejemplo de que el desarrollo de las tecnologías basadas en internet supone una revolución en los movimientos sociales. El mejor ejemplo es la consolidación de los denominados flash mob (movilizaciones instantáneas) que se están realizando en todo el mundo. Nace una nueva filosofía colectiva capaz de crear ciudadanos comprometidos y participativos (multitudes inteligentes les llama el profesor Howard Rheingold) con potencial suficiente para derrocar gobiernos, obligar a bajar precios a las multinacionales o doblegar a poderosos en todo el mundo. Estas nuevas dinámicas infunden mucho miedo al Poder, que trata por todos los medios de limitar el avance. De nosotros depende que los ciudadanos de mañana seamos usuarios inteligentes o consumidores aborregados de tecnología a los que se priva de la posibilidad de innovar.