Páginas

lunes, 26 de octubre de 2009

Cinco dedos para detener la locura


Con esta foto participo en la "Quedada fotográfica de blogueros" este mes, que el tema es "El número 5"
Delante de la ropa que usaban los prisioneros del campo de exterminio de Mauthausen, en el que fueron asesinados miles de españoles, una mano blanca emerge de la nada. Con los cinco dedos extendidos parece empeñarse en pedir una tregua a la barbarie, una llamada a la reflexión para detener inocentemente la locura.

jueves, 22 de octubre de 2009

Barcas muertas

No hay cementerios para barcas. Las barcas se mueren donde pueden. Cuando se jubilan buscan un lugar recogido y se acurrucan. No hay agonía. Sin lamentos ni lágrimas se entregan suavemente a su final. Van dejando que el mar las envuelva poco a poco, hasta apoderarse completamente de ellas y caer sumidas en una especie de sueño eterno. Entonces, en silencio, desaparecen para siempre.

jueves, 8 de octubre de 2009

Lluvia enrejada

No se sabe a ciencia cierta por qué nos gusta algo, por qué nos parece bello. Lo que ahora vemos hermoso no lo era antesdeayer y lo que a uno le maravilla resulta totalmente indiferente para el que está a su lado. Es así. Qué le vamos a hacer. Por suerte, los científicos no han identificado todavía el gen que define la belleza. Posiblemente no exista o quizás sea distinto en cada persona. Porque todos sentimos diferente.

Ésta puede ser (y lo es) una imagen poco llamativa. Sin planteamiento, un tanto indefinida, desenfocada, poco descriptiva, con ruido e incluso sucia. Pero, con todo y con eso, aunque vaya en contra de muchos cánones, es una foto hermosa. Porque en el fondo, algo es hermoso si alguien lo considera así.