Páginas

jueves, 22 de octubre de 2009

Barcas muertas

No hay cementerios para barcas. Las barcas se mueren donde pueden. Cuando se jubilan buscan un lugar recogido y se acurrucan. No hay agonía. Sin lamentos ni lágrimas se entregan suavemente a su final. Van dejando que el mar las envuelva poco a poco, hasta apoderarse completamente de ellas y caer sumidas en una especie de sueño eterno. Entonces, en silencio, desaparecen para siempre.

1 comentario:

  1. Me parece muy interesante el juego de color, la fusión entre azules y verdes y muy cuidada la reflexión. Enhorabuena

    ResponderEliminar